Convencionales

Pequeñas Instalaciones

Un sistema de detección de incendios puede salvar una vida. Debería ser una instalación básica en nuestros hogares. Un pequeño y económico sistema de detección de incendios nos puede alertar de un conato de incendio en su fase inicial, cuando solo es un hilo de humo. Un cortocicuito, una freidora, un cigarrillo mal apagado, una estufa, etc.. son causas de incendio.

Los sistemas profesionales de detección de incendios tienen un índice muy bajo de falsas alarmas estando la instalación realizada por un buen equipo de profesionales. De hecho son de carácter obligatorio en los garajes de los edificios de viviendas y en paises de nuestro entorno lo son en cualquier local comercial por pequeño que sea.

Analógicos

Sistemas inteligentes

Cuando las instalaciones a proteger, por su superficie o riesgo son necesarias, debemos pensar en un sistema inteligente de detección de incendios. Actualmente disponen de tecnología algorítmica, lo que les hace seguros y fiables. Permiten cambiar sus parámetros en función de donde están ubicados, combinan distintas tecnologías de detección como la termovelocimétrica, óptica, química, etc.. Podemos realizar actuaciones programadas que permiten evacuaciones ordenadas y que confinan el incendio en zonas protegidas, evitando así riesgo de pérdidas de vidas humanas y cuantiosos costes materiales. Incluso después de un siniestro, los datos que proporcionan nos indican donde, cuando y porque se produjo. 

Especiales

Alta tecnología

Los sistemas de detección de incendios especiales son aquellos que se instalan en riesgos específicos, donde por el alto riesgo de incendio o la dificultad de detectarlo se necesitan equipos de alta tecnología. Sistemas especiales son por ejemplo los detectores de llama por rayo ultravioleta para detección de incendio en su fase de ignición, sistemas de aspiración con cámara laser para zonas como cámaras frigoríficas donde debido a las bajas temperaturas no se pueden instalar detectores normales, detectores de gases inflamables como el propano, hidrógeno, metano, dióxido de carbono, oxígeno, monóxido de carbono, cuya presencia puede generar explosiones o muerte por inhalación de los mismos.